Hoteles en Normandía

Buscar una destinación en Normandía

Hoteles en Normandía

Alojarse en uno de los muchos hoteles spa de Normandía es una magnífica manera de invertir el tiempo libre conociendo una parte de Francia mientras se disfruta de un tratamiento tonificante de sauna. Puedes ver los lugares que inspiraron algunas de las mejores obras de pintores históricos como Monet, mirar asombrado catedrales que han sobrevivido siglos y pasear por pueblos emblemáticos que lindan con prístinos acantilados blancos. La belleza natural de Normandía genera un estado de ánimo perfecto para aprovechar al máximo el cuidado corporal al regresar al hotel.

Cómo disfrutar de la vida normanda fuera del hotel


La ubicación histórica de esta zona como una puerta de entrada del mar en Francia, ha generado hoteles spa en Normandía muy populares desde los tiempos antiguos, cuando ya los romanos se relajaban en la zona. Puedes, además, saborear especialidades regionales muy saludables, como pescados, mariscos, productos lácteos y frutas, y darte un chapuzón para quemar esos kilillos de más después de saciar tu apetito. También puedes pasear por los senderos costeros de día o disfrutar de los molinos de agua arcaicos y de los castillos en ruinas mientras exploras el desierto próximo a tu hotel.

Transporte desde el hotel


Reserva una excursión de un día desde tu hotel en Normandía para descubrir lugares específicos o simplemente mantén tus músculos en óptimas condiciones mientras caminas por calles tranquilas. Recorre las áreas rurales en bicicleta o fusiónate con las carreteras en un coche de alquiler para atravesar la Alta y Baja Normandía. Si quieres conocer más de Francia, lo más simple es tomar un tren o, si estás muy animando, coger el ferry y explorar un poco de la vecina Inglaterra.

Distancia desde el hotel a las partes de Normandía


Hay muchas maneras diferentes de pasar el tiempo después de salir del spa en tu hotel con spa de Normandía. Regala a tus sentidos las fantásticas reservas geológicas y abadías aisladas que se elevan sobre las islas, o bien recorre los paisajes ásperos que rodean las ciudades próximas a los hoteles, observando su gran riqueza de fauna natural. Y, desde luego, asegúrate de probar los sabores regionales únicos de postres locales como bourdelots y caramelos de Isigny, así como la sidras que han atraído a los amantes de la zona a lo largo de los siglos.