Hoteles cerca de Terézváros en Budapest

Buscar hoteles cerca de Terézváros

Hoteles cerca de Terézváros en Budapest, Hungría

Terézváros, un barrio al noroeste del centro de la ciudad, se distingue por su estilo y su glamour. En sus calles encontrarás gente que escapa de la ajetreada vida diaria en busca de un poco de la elegancia de la vieja Europa. No es de extrañar. La zona posee largas avenidas arboladas, salpicadas de fachadas neogóticas y cafés de estilo tradicional donde se sirven auténticas delicias. Desde los hoteles de Terézváros, podrás caminar entre los sicomoros y las estatuas, los grandes museos y toda la belleza por la que se conoce Budapest.

Qué hacer en Terézváros


Cuando te alojes en uno de los hoteles de Terézváros, en Budapest, procura pasar algún tiempo en la avenida Andrássy. Se trata de una de las calles más largas de la ciudad, una extensión inabarcable de mansiones y estatuas que desemboca en la Plaza de los Héroes. Bajo la atenta mirada del arcángel Gabriel, que lo vigila desde lo alto de una impresionante columna, descubrirás el Museo de Bellas Artes, donde encontrarás obras de los más grandes de la pintura, como Rafael, Goya o Velázquez.

Moverse en Terézváros


Los hoteles de Budapest en Terézváros están especialmente bien situados para pasar tus vacaciones. Puedes caminar hasta la avenida Andrássy, una calle que merece ser visitada a pie, y tomar allí un autobús o tranvía hasta el interior de la ciudadad y al otro lado del Danubio. Ambos servicios son muy frecuentes. También puedes usar la M1 y viajar en un pedacito de historia. Es la segunda línea de metro más antigua de Europa y una de las experiencias que más merecen la pena de Terézváros.

Un punto de referencia junto a Terézváros


Si decimos "Casa del Terror" pensarás que hablamos de algún parque de atracciones de dudoso gusto; pero, de hecho, se trata de uno de los museos más conmovedores de Budapest y no estará muy lejos de tu hotel de Terézváros. De hecho, se ubica en la avenida Andrássy, en un siniestro edificio utilizado tanto por la policía secreta nazi como por la soviética. En su interior se explica la historia de ambos regímenes a mediados del siglo XX mediante exposiciones sobre gulags, arte socialista, propaganda y homenajes a las víctimas. Una experiencia sombría pero inolvidable.