Hoteles en Miramare

Buscar hoteles en Miramare

Hoteles en Miramare

Si reservas tu hotel en Miramare estarás en pleno paseo marítimo de Rímini, un espacio espectacular con más de 15 kilómetros de extensión con impresionantes vistas al mar Adriático. Además, podrás acercarte en pocos minutos a numerosas playas privadas y públicas, todas con suaves arenas blancas y muchas actividades para participar. Por ejemplo, los visitantes pueden practicar natación, vela, surf o incluso jugar al voleibol. También podrás probar el pan de la región, el piadina, relleno de carne o quesos salados.

Gastronomía en Miramare

Uno de los mayores atractivos de la zona es la gastronomía, que podrás disfrutar en numerosos restaurantes de la playa cercanos a los hoteles en Miramare. Son muchos los platos locales que se pueden degustar como las pastas rellenas, entre las que destacan los tortellini y los ravioli, muy populares entre los lugareños. Otro delicioso plato es el Brodetto, un guiso de pescado que se prepara con varios tomates y pimienta negra. No olvides probar la torta a la hora del postre, acompañada de un licor de la zona.

Moverse por Miramare

Desde tu hotel en Rímini podrás ir caminando a las playas más espectaculares de la zona. Si deseas desplazarte a algún punto más lejano de la costa, puedes utilizar los autobuses públicos, rápidos y eficientes. En el centro de la ciudad también hay líneas de autobuses y trenes que pueden acercarte a los pueblos cercanos. Si lo prefieres, tienes a tu disposición taxis y alquileres de coches. Los amantes del mar no pueden perderse las excursiones en vela que se organizan diariamente.

Qué comprar en Miramar

No puedes irte de tu hotel en Miramare en Rímini sin llevarte algunos recuerdos locales. Podrás encontrarlos a lo largo del paseo marítimo donde existen múltiples tiendas de souvenirs en las que también podrás comprar postales para enviar a tus amigos o familiares. Por su parte, en la zona antigua de la ciudad podrás adquirir los productos más tradicionales elaborados en la región, como textiles o utensilios de barro cocido, entre otras muchas posibilidades.