Hoteles en Merano

Buscar hoteles en Merano

Hoteles en Merano

Cómo encontrar los mejores hoteles en Merano con Venere

Escondida entre un círculo devalles al sur del Tirol, Merano es un enclave mediterráneo en tierra alpina. Una pared de montañas la protegen de las corrientes gélidas procedentes de los Alpes y le otorgan un clima temperado. Sus temperaturas suaves han sido reclamo turístico durante más de doscientos años: ya en el siglo XIX la nobleza austro-húngara viajaba con frecuencia hasta aquí. Esta popularidad trajo consigo una expansión urbanística impulsada, e incluso diseñada, por sus visitantes austríacos; por ello Merano presenta más similitudes con ciudades como Viena o Salzburgo que con otras urbes italianas. Para descubrir esta mezcla de estilos tan particular, empieza a buscar tu alojamiento en Merano con Venere. Visita nuestra página web y consulta todas las opciones de nuestro catálogo. En Venere te proporcionamos toda la información sobre servicios, tarifas y grado de satisfacción de los clientes de los mejores hoteles en Merano para ayudarte a planificar tu viaje.

¿Cómo es Merano?

La tradición turística de Merano ha influenciado notablemente su estética urbana. En este sentido destaca el Kurhaus, edificio emblemático del arte modernista tirolés, construido en 1874 para albergar la creciente cantidad de visitantes distinguidos que prolongaban su estancia en Merano. Otro ejemplo son las promenade de Merano, paseos situados junto al río Passirio donde el microclima meranesi se acentúa: recorre la via Teppeiner, promenade flanqueada por una abundante flora subtropical. Este contraste de vegetación exótica y entorno alpino también se da en los jardines Castel Trauttmansdorff, uno de los huertos botánicos más diversos de Italia, situados junto al castillo que hoy acoge el Museo provincial del Turismo. Alojándote en alguno de los hoteles en Merano más céntricos también vivirás su historia. Merano fue capital del Tirol y así lo atestiguan monumentos como la catedral gótica de San Nicolás, las antiguas puertas de la ciudad o la Via dei Portici, la calle porticada más larga del Alto Adigio.

Consejos para llevarse bien con los habitantes de Merano

Al llegar a cualquiera de los hoteles en Merano en el que te hospedes, probablemente te reciban tanto con un wilkommen como con un benvenutti. La distribución de hablantes italiano y alemán en la ciudad tirolesa es cuasi paritaria y esta dualidad impregna cada aspecto de la localidad. Si eres amante de la gastronomía, podrás deleitarte con una deliciosa coppeta di gelato italiano, pero también hincarle el diente a una salchicha austríaca acompañada de una buena jarra de cerveza. Un paseo por la Via dei Portici te permitirá descubrir esta combinación de culturas en la retahíla de comercios y restaurantes amparados bajo sus pórticos. Si te acercas el sábado por la mañana a la Piazza Prader asistirás al mercado semanal de Merano, una de las jornadas más ajetreadas de la ciudad. Merano y sus gentes acogen con gusto al viajero que busca una experiencia diferente, calmada y terapéutica.