Hoteles en Cuenca

Buscar hoteles en Cuenca

Hoteles en Cuenca

Cómo encontrar los mejores hoteles en Cuenca con Venere

En Castilla-La Mancha se encuentra Cuenca, la ciudad de las casas colgadas (que no colgantes) y antigua fortaleza medieval, a orillas de los ríos Júcar y Huécar. Catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, este histórico emplazamiento es perfecto para quienes desean alejarse del mundanal ruido urbano y buscan un retiro en el que disfrutar de un vasto patrimonio histórico y cultural, así como de la naturaleza y un ritmo sosegado de vida que se sustenta en la buena mesa. Si buscas opciones para hospedarte en Cuenca, en Venere te lo ponemos fácil con nuestra selección de establecimientos pensados para todos los gustos y presupuestos. Descubre nuestros hoteles en Cuenca y haz ya tu reserva para disfrutar de los encantos de este acogedor lugar y de la tranquilidad de reservar con el portal líder en alojamientos de corta temporada, para que tú solo tengas que preocuparte de sacar el máximo partido a tu viaje.

¿Cómo es Cuenca?

El monumento por excelencia a visitar en Cuenca son sus famosas casas colgadas. Encaramadas sobre el río Huécar, con sus balcones de madera y su mampostería, son todo un espectáculo arquitectónico. Las únicas a las que se puede acceder son las Casas del Rey, que acogen un museo de arte abstracto en su interior, y la Casa de la Sirena, actualmente un mesón. Si cruzas el puente de San Pablo, te llevará al casco antiguo, otro lugar que no puedes perderte. Además de concentrar buena parte de la vida social de los locales, posee atractivos como la Catedral de Nuestra Señora Gracia, de estilo gótico, la Torre de Mangana, que se encuentra a pocos pasos y formaba parte de la antigua muralla, y el ayuntamiento, un elegante edificio de estilo barroco. Un alojamiento céntrico en la ciudad de las casas colgadas, como los que te ofrecemos en nuestra oferta de hoteles en Cuenca, te permitirá visitar todos estos lugares a pie, sin tener que preocuparte de transportes.

Consejos para llevarse bien con los habitantes de Cuenca

Después de visitar las principales atracciones de la ciudad, una buena idea es hacer una pausa en una de las terrazas de la Plaza Mayor, como hacen sus habitantes, y disfrutar, de paso, de su espléndida arquitectura. Todos los martes se celebra el rastro local, un animado punto de encuentro de los locales donde se puede comprar desde ropa hasta flores y antigüedades. Los más madrugadores pueden ir a primera hora y comprar unos churros en uno de los puestos, para acompañar el paseo. Si lo que buscas es llevarte a casa algunos productos típicos, la cerámica, el resolí (un licor de aguardiente con frutas y especias) y los productos artesanos de los talleres del casco antiguo son algunas posibilidades. En cuanto a la gastronomía, esta está basada en los productos del campo. Puedes probar platos típicos como la caldereta, el ajoarriero, las migas o el morteruelo en algún restaurante y también tapear por las tascas y mesones, acompañando las tapas de su consabida caña de cerveza. Ahora solo tienes que reservar tu habitación en alguno de nuestros hoteles en Cuenca, con nuestro sencillo proceso de reservas, y podrás disfrutar de los descuentos y precios especiales para nuestros clientes. ¡Encontrar alojamiento en Cuenca nunca había sido tan fácil!