Hoteles en Cádiz

Buscar hoteles en Cádiz

Hoteles en Cádiz

Cómo encontrar los mejores hoteles en Cádiz con Venere

Cádiz huele a playa, a cante, a carnaval, a alegría... Curtidos por la sal del mar, los gaditanos pueden presumir de vivir en la ciudad más antigua de Europa. Su situación geográfica, a caballo entre el océano y el mar, ha hecho que muchas culturas hayan sido atraídas por los cantos de ‘la Sirena del Océano’. Su alma es fenicia, romana, árabe y cristiana, como refleja su amplísimo patrimonio histórico y cultural. Su tamaño relativamente pequeño concede a ‘la tacita de plata’ una atmósfera única que ha conservado orgullosa a lo largo de los siglos. ¿Qué tiene que ofrecer Cádiz a sus visitantes? Las que, por su fina arena y su dulce pendiente, posiblemente sean las mejores playas de la costa atlántica, una riqueza submarina increíble y una perfecta fusión de carácter joven y tradicional. Si decides recorrer las hermosas ciudades que baña el Guadalquivir, ‘la Sirena del Océano’ será la guinda del pastel en tu periplo andaluz. Así, en Venere estamos encantados de ofrecerte una completa gama de hoteles en Cádiz para que elijas el que más se adapte a ti. Alójate en el casco histórico de la ciudad y sumérgete en el folclore gaditano más puro, o a pie de playa para que respires ese irrepetible olor a sal. Como siempre, el mejor precio solo te lo ofrece Venere.

¿Cómo es Cádiz?

‘La Sirena del Océano’ no dejará a nadie indiferente. Viniendo a Cádiz podrás visitar el mayor yacimiento fenicio de la Península Ibérica, si no el único. Esta antigua civilización de navegantes tiene su rinconcito en el Yacimiento Arqueológico Gadir. Si hablamos de culturas algo más modernas, la Catedral de Cádiz, de estilo barroco, es el edificio religioso más importante de la ciudad. Para los amantes de la historia, el Museo de las Cortes de Cádiz es el lugar ideal para saber más acerca de la Constitución de 1812 y la invasión napoleónica. Te recomendamos que subas al Mirador entre Catedrales para contemplar la inmensidad de la mar: tu vista se perderá allá donde agua y cielo forman uno. Por supuesto, unas vacaciones en Cádiz requieren la visita obligatoria al Gran Teatro Falla, protagonista indiscutible del famosísimo Carnaval de Cádiz. Este último, su magia, su color, su arte… no se pueden describir con palabras: lo mejor es que vengas tú mismo a vivirlo desde el interior. Los apasionados por el mar tampoco se aburrirán en la ciudad fenicia; es uno de los mejores destinos españoles para los deportes de vela, así como para observar una impresionante fauna marina. Disfruta de todo lo que ‘la Sirena del Océano’ te ofrece. Para ello, encuentra los mejores hoteles en Cádiz con Venere, líderes en reservas vacacionales.

Consejos para llevarse bien con los habitantes de Cádiz

Durante tu estancia en Cádiz no tendrás que preocuparte por los transportes públicos. Sus proporciones pequeñas hacen que puedas recorrerla a pie perfectamente. No obstante, si quieres desplazarte a los municipios cercanos (San Fernando, Puerto Real…), te recomendamos que alquiles un coche, así tendrás mucha más libertad de movimiento y horarios. Es importante que sepas que el día de cierre de los museos es el lunes, por tanto, martes, miércoles y jueves son los mejores días para visitarlos. El momento idóneo para venir a Cádiz es en temporada alta, cuando el buen tiempo despliega todos sus encantos. Así, no olvides en tu maleta la crema solar, pero no te dejes engañar por el clima: las noches en verano pueden ser algo frescas. De esta forma, alguna prenda de entretiempo no estará de más en tu equipaje. Por supuesto, visitar la ciudad durante su fiesta por antonomasia, el carnaval, tampoco es una mala opción, salvo que quieras unas vacaciones tranquilas: ‘la tacita de plata’ no duerme durante la semana y media que dura esta fiesta. El carnaval se puede sentir a pie de calle o en el Gran Teatro Falla, pero, para poder vivirlo en este último, las entradas deben adquirirse con bastante antelación. Por lo demás, busca los mejores hoteles en Cádiz con Venere y siéntete cautivado por los cantos de ‘la Sirena del Océano’.