Hoteles en Matalascañas

Buscar hoteles en Matalascañas

Hoteles en Matalascañas

Cómo encontrar el mejor hotel en Matalascañas con Venere

Matalascañas es una localidad situada a orillas del océano Atlántico, en la costa suroeste de Andalucía. Rodeada del incomparable entorno natural del Parque de Doñana, el bello paisaje se enriquece con la amplia biodiversidad de la reserva, habitada por todo tipo de flora y fauna. La larga y tranquila playa es otro de los atractivos que hacen de esta población costera un enclave de lo más encantador. Por ello, en Venere creemos que pasar unos días en un hotel en Matalascañas es una excelente idea para disfrutar de un respiro costero y maravillarte con la exuberante naturaleza de la zona. Accede de forma sencilla y rápida a nuestra selección de alojamientos en Matalascañas para descubrir y comparar las características y servicios que te ofrecen. Estamos seguros de que encontrarás uno hecho a tu medida, que te permitirá exprimir tu estancia en este bello y sosegado rincón de la Costa de la Luz española.

¿Cómo es Matalascañas?

Cuando visites Matalascañas, percibirás rápidamente que los senderos que recorren el entorno costero y los espectaculares atardeceres que se divisan desde la arena son las maravillas naturales que te enamorarán durante tu estancia en tu hotel en Matalascañas. Estos placeres que comparten lugareños y visitantes se caracterizan por ser interesantes enclaves donde conocer mejor el medio ambiente y su relación con el hombre. La imprescindible visita al Parque Nacional de Doñana te brindará la oportunidad de contemplar todo tipo de aves, familias de linces en recuperación o ciervos salvajes. Además, en el Parque Dunar, los constantes movimientos de la arena te descubrirán parajes de hierbas aromáticas que cambian con el soplar del viento. En tus días de playa, te sorprenderás con los restos de la torre de la Higuera, una construcción almenara, destruida por un terremoto en el siglo XVIII, que todavía asoma entre las olas, a pocos metros de la orilla. Si das una caminata por la arena, podrás llegar al acantilado del Asperillo, un lugar perfecto para descansar contemplando el mar. Huelga decir que antes de marcharte de Matalascañas no puedes dejar de visitar la ermita de Nuestra Señora del Rocío, célebre por su concurrida romería.

Consejos para llevarse bien con los habitantes de Matalascañas

Los habitantes de Matalascañas conviven con la naturaleza diariamente y mantienen un vínculo muy íntimo con su entorno. El día a día de los matalascañenses se complementa y entrelaza con la de las muchas especies que moran la reserva natural y sus alrededores. Esta coexistencia ha desarrollado en los lugareños una inevitable sensación de unidad y armonía con el espacio donde viven. Si quieres sentirte parte de esta conexión y admirar la biodiversidad de la región en toda su magnitud, sumérgete en ella. Una manera de hacerlo, que estamos seguros de que te gustará, es dar un paseo a caballo por las dunas. En tu hotel en Matalascañas, te informarán de los lugares desde donde parten las rutas. También, puedes recorrer el Parque Dunar a lomos de un dromedario u optar por hacer senderismo para observar de cerca la vegetación arbustiva y la variedad de animales que pueblan esta zona de marismas y dunas.