Hoteles en Ávila

Buscar hoteles en Ávila

Hoteles en Ávila

Cómo encontrar los mejores hoteles en Ávila con Venere

Ávila es sinónimo de piedra ancestral, de monumentalidad románica, de tranquilidad espiritual; pero también de palacios, de buen comer, de excelencia artística y viva tradición. Desde el primer momento, la imponente imagen de su magnífica muralla te dará la bienvenida y, tras sus muros, encontrarás la esencia de Castilla y León. En Venere queremos que te sorprendas con la riqueza y la personalidad de la ciudad que vio nacer a la transformadora Santa Teresa de Jesús y que la vivas en profundidad. Así pues, ponemos a tu disposición una amplia selección de hoteles en Ávila que colmaran todas tus expectativas. Con nuestra web podrás escoger entre cualquiera de ellos de forma rápida y dar con un alojamiento en Ávila confortable desde el que explorar la ciudad de las iglesias y los torreones. Por supuesto, aprovecha también la oportunidad para degustar uno de los excelentes vinos de esta conocida zona vitícola. ¡Déjate inspirar por esta noble ciudad de evocador misticismo y tradicionales leyendas!

¿Cómo es Ávila?

La majestuosa muralla medieval que la circunda es el primer atractivo que encontrarás en la ciudad. Resulta un lujo observarla, sobre todo por la noche, cuando sus más de dos kilómetros de longitud se iluminan. Muchos de los hoteles en Ávila te permitirán contemplar la que se considera una de las murallas mejor conservadas de Europa. Para disfrutar de este patrimonio en su plenitud, te recomendamos que contemples la bella panorámica abulense desde uno de sus noventa torreones antes de recorrer el centro histórico e investigar entre las incontables iglesias y monasterios de gran belleza que moran en la ciudad. La imponente Catedral de Ávila, el inevitable convento de Santa Teresa (construido sobre la casa donde nació la mística), los tres preciosos claustros góticos del Real Monasterio de Santo Tomás y la bonita iglesia de San Pedro, (reconocida como Patrimonio Histórico de España) son visitas imperdibles. El Palacio de Bracamonte y el Palacio de Polentinos ofrecen otra visión de la cuidada arquitectura de Ávila.

Consejos para llevarse bien con los habitantes de Ávila

Si te alojas en alguno de los hoteles en Ávila situados cerca del centro, siempre es una buena idea mezclarte con los abulenses para compartir un vino y charlar un rato junto a los cimientos de la muralla. Los mesones que circundan la plaza de Santa Teresa y las calles colindantes o bien la acogedora plaza del Mercado Chico son una buena elección para ello. Les harás felices si cumplimentas su arte, su rica historia... ¡y sus míticas (y místicas) yemas! Verás cómo los habitantes abulenses hacen muestra de su tradición histórica acogedora de pueblos y tienen un trato amigable y alegre. Al amparo de sus murallas y sus gentes, enseguida te sentirás parte de esta ciudad que roza el cielo y avivarás tu ánimo con su sabrosa gastronomía. No puedes concluir tu estancia en Ávila sin probar un jugoso chuletón o un apetecible cocido de legumbres sazonado con su puntito de pimentón. ¡Regalo celestial!