Hoteles en Panticosa

Buscar hoteles en Panticosa

Hoteles en Panticosa

Cómo encontrar los mejores hoteles en Panticosa con Venere

Panticosa es un pueblecito aragonés situado en el corazón de los Pirineos de Huesca. Esta localidad apenas llega a los mil habitantes, pero a lo largo del año recibe una buena afluencia de viajeros que llegan atraídos por el entorno natural que la rodea, especialmente propicio para practicar actividades de montaña, desde la escalada hasta el esquí. Una estancia en Panticosa te encantará si eres de los que disfrutan explorando el entorno rural de primera mano. Desde Venere, te proponemos un amplio surtido de alojamientos equipados para unas vacaciones excelentes en tierras pirenaicas. Todos los hoteles en Panticosa de nuestro catálogo presentan servicios para aprovechar al máximo este emplazamiento ideal para el esquí, desde alquiler de equipamiento hasta pases para las estaciones cercanas. También, los hay que cuentan con balnearios y ofrecen tratamientos orientados al bienestar y la relajación. Entra en nuestro buscador y compara tarifas, instalaciones y también las opiniones de los usuarios que ya han pasado por allí. Pon rumbo a este rincón de los Pirineos que brinda tanta calma como aventura.

¿Cómo es Panticosa?

Muy cerca de Panticosa se encuentra la estación de esquí de Formigal- Panticosa. Esta estación posee 147 pistas repartidas en distintos niveles que permiten disfrutar tanto a esquiadores amateur y familias con niños, como a deportistas expertos que se atreven con recorridos llenos de saltos y curvas vertiginosas. También, es muy conocido el balneario Baños de Panticosa, una estación termal que adquirió fama en el siglo XIX por la calidad de sus aguas provenientes de los glaciares. Ya en su época, los romanos aprovecharon este lugar que, actualmente, está considerado Conjunto de Interés Turístico Nacional. Además, alojándote en alguno de los hoteles en Panticosa te hallarás en pleno Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos, que se extiende por varias comarcas aragonesas. El macizo del Infierno, uno de los picos que conforman esta formación montañosa de incalculable valor natural, es parte del término municipal de Panticosa. En esta zona podrás realizar rutas de senderismo adecuadas a todos los niveles y descubrir otros tesoros de la comarca, como la punta de la Curucaza, el recogido valle de la Ripera o también Pueyo de Jacar, una localidad que no llega a los cien habitantes, dependiente de Panticosa.

Consejos para llevarse bien con los habitantes de Panticosa

Hospedarse en Panticosa es una opción muy popular para los aficionados al turismo de interior. La estación de Formigal-Panticosa está especialmente concurrida por familias, que encuentran a su disposición instalaciones y actividades pensadas para los más pequeños, como el deslizamiento en trineo y servicio de guardería. Además, visitar esta localidad aragonesa te pone en contacto directo con el estilo de vida de la zona que, si bien ha experimentado cambios gracias al auge del turismo como principal motor económico, conserva muchos aspectos de la tradición rural. Su gastronomía, por ejemplo, continúa ligada a las temporadas de los distintos productos que la componen. En otoño, es época de la caza del jabalí y la recolección de setas y en Panticosa, de hecho, se celebran las Jornadas Micológicas, donde se realizan catas y charlas sobre los hongos crecidos en los bosques colindantes. Primavera y verano son periodos de pesca, momentos ideales para degustar una trucha a la aragonesa cocinada con vino blanco, preferiblemente con Denominación de Origen Somontano. Reserva en los hoteles en Panticosa con Venere y descubre esta amalgama de sabores rústicos, típicos del pirineo aragonés.