Hoteles baratos en Florencia

Buscar hoteles baratos en Florencia

Los mejores hoteles baratos en Florencia

Cuna del Renacimiento italiano, Florencia es una ciudad famosa por su arte, su cultura y su historia. Desde la arquitectura imponente a la extraordinaria cocina gourmet, esta ciudad de la Toscana es una capital cultural italiana de primer nivel. Afortunadamente, incluso aquellos viajeros con poco presupuesto pueden experimentar todo lo que Florencia tiene que ofrecer. Desde los hoteles económicos de Florencia a las atracciones gratuitas, hay innumerables maneras de pasar el tiempo en esta fantástica ciudad sin gastar el presupuesto completo.

Qué hacer en la Florencia barata


El lugar más popular para aquellos viajeros con presupuesto bajo, es la zona de la ciudad que rodea la estación principal de tren: Florencia Santa María Novella. Este barrio se encuentra a las afueras del centro histórico de la ciudad y es una mezcla diversa de estudiantes, locales, inmigrantes y viajeros. Los visitantes pueden disfrutar en él de muchos de los hoteles baratos de Florencia, y podrás ir caminando desde tu hotel a los locales de ocio nocturno de la zonas circundantes.

Hoteles y transportes


Una de las principales ventajas de alojarse en un hotel en Florencia próximo a Santa María Novella, es su rápido acceso al tren. Cuando el clima es agradable, los visitantes pueden dar un paseo desde el hotel a las mayores atracciones de la ciudad; también existen autobuses y tranvías para los recorridos más largos. Alquilar una bicicleta es una forma especialmente divertida de moverse por Florencia y recorrer la ciudad.

Información privilegiada para un viaje barato


Si deseas explorar esta ciudad toscana con poco presupuesto, estás de suerte. Gracias al transporte accesible desde los hoteles baratos de Florencia, esta ciudad es un sueño para el visitante inteligente. En vez de comer en el primer restaurante que encuentres fuera del hotel, los cuales suelen ser caros en algunas zonas turísticas, dirígete al Mercado de San Lorenzo y recoge allí los deliciosos alimentos tradicionales y de bajo coste, cuidadosamente preparados por los chefs locales. En vez de pagar la entrada del museo, puedes ahorrar dinero admirando las diversas esculturas renacentistas en las plazas de la ciudad.