Hoteles cerca de Place Massena en Niza

Buscar hoteles cerca de Place Massena

Hoteles cerca de Place Massena en Niza, Francia

Jardines tranquilos, gente que pasea por el mar, impresionante arquitectura y deliciosa cocina mediterránea son todos los ingredientes que puedes encontrar durante la estancia en tu hotel de Plaza Masséna. Esta pintoresca plaza en la punta del casco antiguo es un hervidero de actividad. Te sentirás atraído por las imágenes, los olores, los sonidos y los sabores de la vida mediterránea que podrás experimentar mientras exploras las boutiques, los cafés, los museos y otros lugares de interés. Luego puedes coger un autobús a la playa y disfrutar del agua.

Sabores locales cerca de tu hotel


Uno de los aspectos más destacados de tu estancia en los hoteles de Plaza Masséna es probar la cocina local de fama mundial. A medida que deambulas por las calles de la Ciudad Vieja, detente en pequeños cafés y degusta platos tradicionales como socca o ensalada Niçoise. Poco después de las cinco de la tarde, puedes participar en la tradición del aperitivo local antes de cenar. No te olvides de probar el excelente vino de la región, y recuerda que ningún viaje a Niza está completo sin helado.<

Moviéndote alrededor de tu hotel


Esta ciudad es compacta y fácil de recorrer. Para visitar la Plaza de Masséna y la vecindad más inmediata a tu hotel en Niza puedes caminar o usar bicicletas de alquiler. Es mejor que realices las excursiones a las áreas de playa en autobús. Los tranvías también están disponibles para el transporte por la ciudad. Para un viaje de un día o de fin de semana a otras ciudades de Francia o Italia, te sugerimos utilizar el tren o tomar un ferry desde el puerto. Asimismo, puedes llamar un taxi desde tu hotel o alquilar un coche.

Disfruta de las playas próximas a tu hotel


La mayoría de las personas que reservan alojamiento en un hotel de Plaza Masséna en Niza planean pasar el tiempo en playas famosas. Estas playas son de guijarros en lugar de arena, así que debes llevar zapatos de agua para mantener los pies a salvo de contusiones y cortes. En las playas públicas, que son gratuitas, tendrás que traer tus propios suministros. En las playas privadas, interminables, te cobrarán una tarifa de entrada, si bien tendrás acceso a vestuarios y a puestos de comida. Estas playas también tienen sombrillas, tumbonas y colchonetas de alquilar.